GM Hotel se emplaza en pleno corazón de Marchena, en el nº 17 de la céntrica calle San Sebastián, ocupando una parcela de algo menos de 400 m2 y disponiendo de una superficie de 1.530 m2 construidos repartidos entre sótano, planta baja, primera, segunda y ático.

El edificio se integra en la trama y el paisaje urbano de Marchena. Su fachada, de trazas sencillas, reproduce el ritmo de huecos verticales presente en los edificios del entorno, aunque con un lenguaje diferente, que singulariza el edificio entre el caserío tradicional de la zona.

En el interior, tras el acceso desde la calle, una pequeña recepción recibe al visitante, y lo invita a entrar en la cafetería a través de las cristaleras que separa ambos espacios, o a continuar su marcha hacia el interior. La cafetería cuenta además con otro acceso independiente desde la calle, para la entrada del público en general.

Continuando por el pasillo, que deja en su lado derecho la cafetería, se descubre el patio, el gran protagonista del edificio, que baña de luz natural el interior, permite ventilaciones, establece relaciones visuales entre las distintas plantas y constituye un espacio de estancia exterior como extensión de la cafetería.

La gran cristalera del fondo de la cafetería abierta al patio, queda enfrentada a puerta principal de la calle, permitiendo las transparencias entre el interior y el exterior.

 Las unidades de alojamiento se ubican tanto en la planta baja, como en la planta primera y segunda del edificio. De manera complementaria, se disponen otros usos en la planta sótano y en la planta de ático o cubiertas del edificio.

La comunicación entre todas las plantas queda resuelta por un núcleo de comunicaciones situado en una posición casi central, dotado de una espaciosa escalera compartimentada y un ascensor adaptado a personas en situación de discapacidad.

GM Hotel cuenta con un total de 25 unidades de alojamiento, todas ellas dotadas de baño interior y equipamiento superior al exigido en su categoría. Existen varios tipos de habitación.

En una primera clasificación, se distinguen las habitaciones del interior y las habitaciones exteriores.

Las habitaciones del interior son un total de diecinueve, cinco en la planta baja, siete en la planta primera y siete en la planta segunda. Se desarrollan alrededor del patio interior del edificio, de donde reciben iluminación y ventilación natural. A las habitaciones de la planta baja se accede desde el patio, por el corredor que queda bajo el vuelo de las galerías superiores. En las plantas primera y segunda, las habitaciones del interior cuentan con acceso desde las galerías cubiertas que rodean el patio.

Las habitaciones exteriores son seis, tres en la planta primera y tres en la planta segunda. Cuentan con balcón hacia la calle y gozan de unas privilegiadas vistas sobre la calle San Sebastián y sobre la calle Obispo Salvador Barrera, referente indiscutible de la Semana Santa marchenera.

En otro tipo de clasificación, atendiendo al equipamiento o las posibilidades de ampliación de las habitaciones, cabe destacar que el hotel dispone de varias habitaciones con la superficie reglamentaria para albergar camas supletorias, adaptándose a las necesidades de alojamiento de los clientes.

Mención especial requiere la habitación adaptada para personas con movilidad reducida, que se sitúa en la planta baja del edificio, con acceso sencillo desde la planta principal del mismo. La superficie del dormitorio y del baño es superior a la del resto de las habitaciones, permitiendo holgadamente los giros y movimientos que se requieren en caso de usuario de silla de ruedas. El equipamiento interior de la habitación es similar al del resto de las habitaciones, cumpliendo siempre los requerimientos de la normativa en vigor, pero sin hacer énfasis en que se trata de una habitación especial, buscando siempre una mejor adaptación.

La integración de las personas en situación de alguna discapacidad ha sido una máxima en el diseño del hotel, buscando siempre los principios de accesibilidad universal.

El edificio es totalmente accesible y está adaptado a cualquier tipo de usuario. Todas las plantas y zonas comunes del edificio son accesibles para personas con movilidad reducida. Además, se dispone de señalización específica para personas con problemas de visión, para su mayor autonomía en el uso de las instalaciones del hotel. Todas las habitaciones cuentan con canales de televisión adaptados a personas con problemas de visión, disponiendo, una de ellas, de un sistema de bucle de inducción magnética, para personas con problemas de audición.

Habitación adaptada a personas de movilidad reducida